Gobernadora presentó denuncia en la Fiscalía ante lo sucedido en Otavalo

0
81

La aglomeración de personas registrada el último fin de semana en Peguche ha generado una serie de reacciones en las autoridades y en la población, a tal punto de que no descartan pedir al COE cantonal y provincial para que de ser posible se cambie de semáforo amarillo a rojo debido a la emergencia.

“Nos encontramos preocupados con lo que ha ocurrido este fin de semana en la parroquia Miguel Egas Cabezas, nosotros responsablemente hemos realizado todos los exhortos con la finalidad de que los gobiernos autónomos descentralizados puedan fortalecer sus competencias de control según lo estipulan también las resoluciones del COE Nacional”, dijo la Gobernadora María Gabriela Jaramillo.

“Nosotros exhortamos previo a la realización del evento en Miguel Egas Cabezas, a la máxima autoridad del Gobierno Autónomo Descentralizado del cantón Otavalo para que en el ejercicio de sus competencias podamos coordinar las acciones de control, en ningún momento estamos atribuyendo funciones y competencias a otra instancia”, dijo la representante del Ejecutivo en la provincia de Imbabura. Quien fue enfática en señalar que este temas no es cuestión de lavarse las manos.

La Gobernadora hizo público un documento del Municipio de Otavalo en el que se señalaba lo siguiente: “El GADM de Otavalo, consciente del difícil momento sanitario debido a la pandemia ocasionada por el Covid 19, de conformidad con nuestra competencia, no ha existido permiso alguno, autorización y mucho menos a auspiciado celebraciones de ninguna clase en nuestro cantón”.

“Aclaramos que según las constitución de la República del Ecuador, en el numeral 1, del Art. 261 otorga competencias a la función ejecutiva para definir las políticas de protección interna y orden público, actuando en concordancia con el literal b) del artículo 11 de la Ley de Seguridad Pública y del Estado, establece que el Ministerio del interior y la Policía les corresponde la rectoría y la ejecución de la protección interna y el mantenimiento y el control del orden público, siendo las gobernaciones a través de las intendencias provinciales y comisarías nacionales las instancias responsables de controlar y suspender todo evento que no tenga los permisos legales respectivos”.

“El estado de excepción sí ha terminado pero la emergencia sanitaria no. La situación sanitaria de todo el país es preocupante, pero sí nos preocupa esta insensibilidad ciudadana. Deben entender que no tenemos un médico para cada persona, tampoco tenemos un policía para cada persona”, dijo la Gobernadora de Imbabura Gabriela Jaramillo, ayer a diario EL NORTE.