Por cómo se maneja el mundo actual debido a la alta presencia de tecnología pareciera imposible que una persona pueda estar una semana como mínimo sin el uso de las redes sociales.

Diversas aplicaciones como, por ejemplo, Instagram, Facebook y TikTok, presentan al público distintas alternativas de entretenimiento, pero si no se usa en tiempos debidos puede a llegar a ser negativo para la salud mental de sus usuarios.

Como para entender un poco más como ha variado las redes sociales en el planeta, datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicaron que para el año 2010 las personas utilizaban noventa minutos diarios para el uso de diversas redes y en la actualidad la cifra de tiempo subió a dos horas, situación de alerta porque si no se controla puede subir más.

Hallazgo

Investigadores de la Universidad de Bath en el Reino Unido, analizó los efectos en la salud mental con una pausa semanal en las redes sociales. algunos participantes en el estudio indicaron que esto significó liberar alrededor de nueve horas de su semana, tiempo normalmente utilizado para navegar en el mundo de las redes tecnológicas.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista norteamericana Cyberpsychology, Behavior and Social Networking, la cuál sugieren que con tan solo una semana sin el uso de las redes sociales se mejoró el nivel general de bienestar de las personas, así como la reducción de los síntomas de depresión y ansiedad.

Depresión y ansiedad

La investigación contó con 154 personas de 18 a 72 años, que usaban las redes sociales todos los días, los cuales se les solicitó dejar el uso de las redes sociales por el tiempo establecido y vivir sus día a día como normalmente lo hacían en el pasado.

Los primeros informes del estudio reflejaron que los participantes notificaron que usaban un promedio de 8 horas semanales en las redes sociales al comienzo del estudio. Una semana después, los participantes a los que se les pidió que tomaran el descanso de una semana tuvieron mejoras significativas en el bienestar, la depresión y la ansiedad sobre aquellos que las continuaron usando, lo que sugiere un beneficio a corto plazo.

“Muchos de nuestros participantes informaron efectos positivos de estar fuera de las redes sociales con un mejor estado de ánimo y menos ansiedad en general. Esto sugiere que incluso un pequeño descanso puede tener un impacto. Por supuesto, las redes sociales son parte de la vida y, para muchas personas, es una parte indispensable de quiénes son y cómo interactúan con los demás. Pero si pasan horas cada semana desplazándose y siente que los está afectando negativamente, podría valer la pena reducir su uso para ver si ayuda”, señaló Jeff Lambert, investigador principal del Departamento de Salud de Bath.